Censo en nuestra iglesia

Rvdo. César R. Maurás
Domingo, 18 de noviembre de 2012

​“Aconteció en aquellos días, que se promulgó un edicto de parte de Augusto César, que todo el mundo fuese empadronado. Este primer censo se hizo siendo Cirenio gobernador de Siria. E iban todos para ser empadronados, cada uno a su ciudad”. (Lucas 2:1-3). Así comienza el evangelio de Lucas el relato del nacimiento de Jesús. El propósito de ese censo, como el de todos, es tener constancia del número de personas con las que cuenta el país, su localización y particularidades de estas.

El pasado domingo los ministerios de Mayordomía, Diaconado y Evangelismo de nuestra iglesia, comenzaron un proceso de empadronamiento en nuestra congregación. El mismo persigue el poner al día el listado de miembros de nuestra iglesia, así como el saber dónde viven. Con esa información y otra que se obtendrá a través de este censo podremos fortalecer los ministerios que tenemos en el día de hoy y diseñar nuevos ministerios que sean de bendición a todas y todos en la iglesia y la comunidad. Entre los muchos beneficios de este censo se encuentra el que podamos tener un banco de recursos, al día, para el selección de posibles nuevos oficiales en la iglesia. Podremos fortalecer los grupos de oración y estudio ya existentes y crear nuevos. Toda la información que se recoja a través de este censo será guardada en los archivos oficiales de la iglesia bajo las más estrictas normas de confidencialidad.

Por lo antes expuesto, a cada miembro y o amigo que asiste a nuestra iglesia, que cuando un hermano o hermana se le acerque para pedirle que llene el formulario del censo, llene el mismo. Así pondremos al día nuestros registros y continuar haciendo la tarea que Dios ha puesto sobre los hombros de toda esta amada Iglesia.

Categoría Columna Pastoral | Tags: | Publicado en noviembre 18, 2012

.

close window