Ama si quieres ser feliz

Rvdo. César R. Maurás Torres
17 de febrero de 2013

 

Ama si quieres ser feliz, ama, y todo cambiará

ama, y así comprenderás la alegría de vivir.

Te amo, hermano, te amo, hermana,

porque Cristo vive en mí.

 

Este cántico, uno que hemos entonado una y otra vez, encierra una gran verdad evangélica.  Si Jesús se hubiera dedicado a escribir himnos, es casi seguro que éste estaría entre los suyos.  El Maestro apostó al amor, tan así fue, que cuando le preguntaron sobre el más importante de los mandamientos se limitó a decir lo siguiente:  “El primer mandamiento de todos es:  Oye Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es.  Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas.  Éste es el principal mandamiento.  Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.  No hay otro mandamiento mayor que éstos.”

El amor es la fuerza que puede mover al mundo en justicia y paz.  Si los seres humanos nos amáramos, no necesitaríamos las armas ni los ejércitos.  No tendríamos que construir cercas ni fronteras.  Dejaríamos a un lado el afán de hacer a las demás personas que piensen como nosotros pensamos.  Seríamos incapaces de constituirnos en jueces del quehacer de los y las demás.

El Dr. Míguez Bonino publicó en 1972 el libro titulado “Ama y haz lo que quieras: una ética para el hombre nuevo”.  Nos  presenta en el mismo que nuestra conducta tiene que ser Cristo céntrica.  La gran aportación que hace el Evangelio no se encuentra en la creación de nuevas instituciones, ni leyes que rijan el comportamiento humano.  Esa aportación está en el modelo de ese nuevo ser humano que nos muestra Jesús; en el que nos muestra lo que es el amor y nos invita a vivirlo hasta las últimas consecuencias.  Por eso es que sólo amando alcanzaremos la felicidad.

Categoría Columna Pastoral | Tags: | Publicado en Febrero 16, 2013

.

close window