Testifiquemos su gloria

COLUMNA PASTORAL

RVDO. CÉSAR R. MAURÁS TORRES

11 DE SEPTIEMBRE DE 2016

“Los cielos cuentan la gloria de Dios, el firmamento proclama la obra de sus manos. Un día comparte al otro la noticia, una noche a la otra se lo hace saber. Sin palabras, ni lenguaje, sin una voz perceptible, por toda la tierra resuena su eco, sus palabras llegan hasta los confines del mundo”. Salmo 19:1-4

Antes que se escribiera el primer libro de la Biblia, antes que se escribiera la primera línea de cualquier libro sagrado y antes que se escuchara el primer sonido humano, ya los cielos contaban, sin palabras, la gloriosa presencia de Dios. Cielo, tierra y todo lo que en ella habita nos habla de manera inequívoca de la bendita presencia de su Creador. Basta el sentarnos en quietud y lograr centrarnos para comenzar a escuchar el cántico de toda la creación.

¿Quién no ha sentido el impacto sublime que produce el observar la bóveda celeste tachonada de estrellas? ¿Quién no ha recibido inspiración al escuchar el jugueteo de las gotas de lluvia sobre la copa de los árboles? O ¿Quién no se ha estremecido ante el furioso batir de las olas contra la milenaria roca? Toda la creación, sin emitir palabra, nos habla de la grandeza de su Creador.

¡Qué gran enseñanza encontramos en la naturaleza, sin emitir palabra, toda la creación nos habla de Dios, su amor y su poder! Tu vida y la mía deben ser un testimonio vivo de las maravillas de Dios, tan claro que no necesitemos de nuestra voz para hacer saber del amor de Dios. Si la gente que te rodea no puede ver a Dios en tu caminar, en tu quehacer diario, algo anda mal. En vano es que hables del Señor si tu comportamiento no deja escuchar lo que dices de Él. Vivamos de forma tal, que como toda la creación, sin decir palabra alguna, contemos la gloria de Dios y anunciemos la obra de su Amor.

 

Categoría Columna Pastoral | Tags: | Publicado en septiembre 11, 2016

.

close window